17 jul. 2024

Llamó más de 500 veces al 911 para quejarse de musiqueada

Tuneros de Sanlo prueban parlantes 24/7 y no dejan dormir al barrio. Afectada agotó todas las instancias, pero no le dieron ninguna solución.

MASTER-010materialAok~731375,ph02_27875_52241404.jpg

Afectada agotó todas las instancias, pero no le dieron ninguna solución.

Gentileza

La última vez que Rossana Cantero (47) denunció a sus vecinos por polución sonora, explotaron 3X3 frente a su casa.

Además de soportar el alto volumen de la música de tres locales de equipamientos, la mujer tiene miedo de que quieran cobrar venganza por las constantes quejas que ella hace.

Desde que se mudó en la zona hace dos meses con su abuelo y sus dos hijos, llamó más de 500 veces al sistema 911, pero hasta ahora no le dieron una solución, según dijo a EXTRA.

La doña y otros vecinos también realizaron la denuncia en la comisaría y en la Unidad de Delitos Ambientales de la Fiscalía, pero no pasó nada aún.

La mujer alquila una casa al lado de uno de los comercios, en la zona de Reducto, sobre Ruta 1 Km 16 Francisco Solano López y Fidel Maíz, de San Lorenzo.

Los propietarios laburan a partir del mediodía, pero alrededor de las 15:00 ya comienzan a “probar” la potencia de sus parlantes que suenan hasta altas horas de la madrugada.

El asunto siempre va acompañado de chupi y bolonqui.

Rossana contó a EXTRA que el sábado último se contactó con agentes de la comisaría 32 Posta Ybycua de Capiatá, (uno de los locales corresponde a esa ciudad) quienes llegaron al lugar a las 20:00, tres horas después de la última llamada que hizo. Los policías pidieron que bajen la música y se fueron.

“Se calmaron, pero se enojaron demasiado, uno de ellos cerró y se fue. El otro siguió en el lugar, pero sin hacer ruido”, apuntó la afectada, “luego explotó el 3X3”, dijo.

Además del barullo, la gente que frecuenta dichos locales, improvisaron un baño frente a la casa de Rossana. O sea que además del tunchi tunchi, tienen que soportar el olor a pipí, he’i.

Insomnio

Además de Rossana y su familia, frente a los locales de equipamiento hay varios departamentos, cuyos vecinos tampoco pueden conciliar el sueño a causa de la música que se escucha a varias cuadras.

Los mismos también piden una respuesta de las autoridades porque no pueden dormir y van al trabajo sin poder dormir bien.

A pesar de que a veces cierran el boliche temprano, los propietarios de dichos locales continúan la farra en la estación de servicio, que queda a metros de la vivienda de Rossana.