Columnistas

Yo sí me quiero casar

El solo hecho de pensar casarte y comentarlo, en estos tiempos donde ven al matrimonio como una cárcel, hará que recibas algunos comentarios que no te ayudarán mucho a dar ese gran paso.

Al hablar de ello quizás te dirán estás loco o loca. Por ahí te dirán que será tu peor decisión. En algún momento de tu vida habrás recibido este tipo de comentarios al mencionar la palabra matrimonio.

Muchas personas, por su mala experiencia en relaciones de pareja, aconsejarán erróneamente a las personas de su entorno sobre este tema. El matrimonio no es algo fácil, pero tampoco insostenible.

Hace falta compromiso, lealtad, amor, respeto, comunicación. Son pilares fundamentales para poder sostenerlo

El miedo al fracaso pesa mucho, el miedo a amar es el mal de nuestro tiempo. Otros no quieren repetir los patrones de sus padres, no creen en el amor o se resbalaron a una relación sin pensar ni decidir.

En el matrimonio también hay dudas, certezas y crisis, pero también ilusiones.

Hay buenos y malos momentos. Son construcciones que se deben realizar mutuamente, juntos. La persona ideal no está al inicio, sino al final de una vida entre dos.

Dejá tu comentario