Columnistas

Se está jugando con fuego

El último fin de semana se vio marcado por el descontrol total en discotecas, bares, estaciones de servicio y bodegas.

Videos de las fiestas se viralizaron en las redes sociales generando indignación en las personas que vivimos lavándonos las manos, usando tapabocas y evitamos aglomeraciones. Se farreó como si el mundo se fuera a terminar, esa es la realidad. La gente se relajó, eso es innegable, pero las autoridades también se lavaron las manos.

Los agentes de la Policía Nacional no pueden andar de niñeros de los jóvenes que no pueden quedarse a tomar su cerveza en sus casas, eso es cierto, pero su deber es mantener el orden y garantizar que las normas se cumplan.

Desde hace semanas que personalmente no veo patrulleras recorriendo las calles, como si ocurría a inicios de la cuarentena, cuando muy poca gente circulaba en las calles. Sí, es culpa de la parte de la ciudadanía que malinterpretó el levantamiento de fases de la cuarentena y la flexibilización del confinamiento. Pero el Gobierno también tiene una gran responsabilidad en este descontrol. Aunque algunas personas al parecer no comprendan, el COVID–19 sigue esperando el descuido de la ciudadanía, están jugando con fuego y podemos quemarnos todos.

Dejá tu comentario