Columnistas

Roban comida con pestañas postizas

José Amílcar Oviedo Por José Amílcar Oviedo

Recientemente, una señora con pestaña postiza pasó la vergüenza de su vida cuando los empleados de un minisúper le pidieron que devuelva la carne que pillaron que tenía escondida.

Fue filmada caminando como si nada a pesar de que tenía dos cortes envasados entre las piernas debajo de la pollera. Y no contenta con eso, pillaron que tenía más hacia la cintura.

Pero la gente no está robando solamente carne, también pescados. Unas 1.200 tilapias de una universidad privada de Itá se robaron de un estanque al aire libre.

Era el examen de los estudiantes de zootecnia y ahora tendrán que comenzar la cría desde cero para aprobar la materia.

La pandemia cambió el chip de la gente y ahora busca comida a toda costa.

Hasta las verduras de los agricultores de J. Augusto Saldívar en plena zona urbana se roban de madrugada y también desaparecen sus herramientas.

Ya hubo un detenido pero hay más que están deambulando impunemente.

Espero que la campaña para abaratar la canasta familiar hasta el mes de diciembre se sienta en los bolsillos de la población porque los altos precios están para quedarse y afectan a los que menos tienen.

Dejá tu comentario