COTIZACIÓN
Compra
Venta
DÓLAR
G 6800
G 6890
PESO AR
G 23
G 30
REAL
G 1230
G 1300
PESO UY
G 150
G 200
EURO
G 6900
G 7500
YEN
G 40
G 60
clima
20.8º C

Columnistas

No podemos ni parir tranquilas

La tardanza de la atención médica urgente durante el parto, la indiferencia frente a solicitudes de la embarazada, la falta de información sobre las decisiones que se van tomando son formas de violencia obstétrica y la Ley N° 5777 en el artículo 5 contempla este tipo de violencia.

Montse Berro Por Montse Berro

El 28 de mayo es el “Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer”, el acceso a servicios de salud para las mujeres paraguayas siempre fue un reto, pero más allá de eso hoy quiero hablar de una problemática invisibilizada y normalizada, la violencia obstétrica.

La tardanza de la atención médica urgente durante el parto, la indiferencia frente a solicitudes de la embarazada, la falta de información sobre las decisiones que se van tomando son formas de violencia obstétrica y la Ley N° 5777 en el artículo 5 contempla este tipo de violencia.

La falta de educación sexual nos orilla a ser víctimas, pero tampoco es excusa para que los médicos nos maltraten. Tenemos derecho a decidir y a saber qué va a pasar con nuestro cuerpo y los médicos deben informarnos correctamente cada uno de los procedimientos a realizarse y las posibles consecuencias.

Obstaculizar la ligadura de trompas alegando que sos muy joven, que tenés que tener más hijos, que necesitás el permiso de tu pareja ES UNA MENTIRA y es una forma de vulnerar el derecho a decidir libremente sobre la planificación familiar y es violencia contra la libertad reproductiva.

No duden en denunciar este tipo de situaciones, hablemos para que estas prácticas terminen y podamos vivir libres y tranquilas nuestra sexualidad y maternidad.

Dejá tu comentario