Columnistas

La consecuencia hecha fuego

Los males que azotan a Paraguay y al mundo, van en crecimiento. Como si la pandemia no fuera suficiente, los incendios forestales llegaron de nuevo para sofocar el poco alivio que ganó la naturaleza al inicio de la cuarentena, con el aislamiento humano.

El principal foco de incendio en Asunción, es en la zona de la Costanera. Alejandro Luis Buzó, director de Prevención Contra Incendios de la Municipalidad, señaló que, en lo que va del año han intervenido en 30 incendios de gran magnitud, solo en ese lugar. Asegura que todos fueron provocados por la acción del hombre. Para probarlo empezaron a utilizar drones y, efectivamente constataron con videos, que los propios pobladores queman basuras a la costa del río. Los incendios ya afectaron a 150 hectáreas de áreas protegidas de la capital y se extiende a todo el país.

El año pasado más o menos en esta misma época, los incendios arrasaron las zonas boscosas del Alto Paraguay, donde se encuentran las reservas naturales más grandes del país. Cientos de animales silvestres murieron calcinados. Ahora alertan que los incendios serían peores.El clima seco y la deforestación de los bosques para la agricultura ponen en riesgo nuestra salud. La peor parte la llevan los niños, que heredan un planeta devastado a causa de la codicia y la corrupción desmedida de los gobernantes y la negligente falta de conciencia de quienes lo habitamos hoy. Mis sinceras disculpas con todos ellos.

Dejá tu comentario