Columnistas

Exorcizando el pasado

Nuestro presente es resultado de gran parte de lo que aprendimos o hicimos con nuestro pasado y es así que lo hagamos en nuestro presente. Eso influirá en parte en nuestro futuro. 

Paola Zapata Por Paola Zapata

Es sabido que el ser humano va evolucionando con el tiempo y con él también nuestras emociones. En los peores de los casos situaciones o acontecimientos traumáticos en el pasado pueden generar problemas o conflictos que pueden ser una piedra en el camino del crecimiento del individuo.

Nuestro presente es resultado de gran parte de lo que aprendimos o hicimos con nuestro pasado y es así que lo hagamos en nuestro presente. Eso influirá en parte en nuestro futuro.

Y en relaciones de pareja muchas veces este pasado pisa muy fuerte en nuestro presente y anula por lo tanto un futuro positivo; tal vez malas experiencias como violencia, infidelidades, maltratos, hacen que constantemente estemos con miedo a avanzar en una relación nueva o a volver a caer con personas no sanas para nuestras vidas.

Cuanto más tiempo estemos sin soltar ese pasado de esa relación tóxica, más relaciones tendremos de la misma, con una misma historia pero con nuevos protagonistas y con ello arrastraremos más cargas emocionales si no hemos podido superarlas.

Repetiremos el patrón de manera involuntaria. Los problemas emocionales que no se resuelven lastran nuestra existencia y nos impiden tener una vida plena y sana.

Temas

Dejá tu comentario