Columnistas

Este país no resiste una simple llovizna

Me sigue impresionando y a veces no lo puedo creer, somos tan buenos los paraguayos o tal vez la expresión correcta sea: “somos tan pasivos los paraguayos”.

Todos vemos que una repentina lluvia o hasta una fuerte llovizna genera un tremendo caos en todo el país. Apenas caen unas gotas de agua ya nos quedamos sin energía eléctrica, en las calles se generan enormes raudales, vemos cómo se inundan los vehículos que compramos con tanto sacrificio, sabiendo que su reparación nos saldrá un ojo de la cara.

A pesar de eso no hacemos absolutamente nada, nos quejamos en las redes sociales, hacemos memes de los apagones y hasta nos reímos de nuestro sufrimiento.

No somos capaces de salir a golpearle la mesa a las autoridades para exigirles que cumplan con su trabajo. Le pagamos una fortuna a la ANDE y su sistema es obsoleto, que nos deja con los electrodomésticos dañados a oscuras. Las distintas municipalidades nos cobran costosos impuestos y los desagües pluviales siguen siendo en su mayoría proyectos que no salen de las oficinas. ¿Cuándo vamos dejar de reírnos de nosotros mismos? ¿Cuándo vamos a despertar?

Si seguimos dormidos el raudal terminará ahogándonos a todos.

Dejá tu comentario