Columnistas

El servicio sigue siendo pésimo

En los últimos días se ha debatido mucho sobre el transporte público, principalmente por la implementación del billetaje electrónico, que supuestamente va a mejorar el servicio. Entiendo que la modernización es necesaria, pero hasta el momento solo he notado confusión de parte de los usuarios, que no encuentran lugares para comprar y recargar las tarjetas. Las veces que he subido a los micros observé que solo algunos la usan, al parecer a muy pocos les importa la forma de pago. Creo que la mayoría de las personas están más interesados en que el servicio en general mejore, ejemplo: que se respeten los horarios y paradas, que aumente la cantidad de vehículos para ofrecer mayores alternativas a los pasajeros y por su puesto que ofrezcan servicio en el horario nocturno. Cualquier tipo de avance es relevante, pero el servicio debe ser más importante que la forma de pago. O solo se convertirá en una forma más elegante de pagar por el mismo pésimo servicio se siempre.

Dejá tu comentario