Extra

Columnistas

Crímenes de odio y transfobia

Hoy es un día clave para las mujeres transgénero y travestis, ya que se realiza el juicio oral y público por el transfeminicidio de Romina Vargas, una chica trans de 28 años que en el 2017 fue brutalmente asesinada por un hombre lleno de odio y esta será la primera vez que el Tribunal de Sentencia juzgue un caso de transfeminicidio.

Blas Amarilla, confesó con una sonrisa en los labios que fue él quien le dio la estocada mortal a Romina, el mismo ya tenía antecedentes por atacar a otras mujeres trans y travestis, por lo que claramente es un crimen de odio.

Hoy se desarrollará el primer juicio oral sobre este caso y el colectivo de mujeres trans y travestis esperan que la Justicia actúe en favor de Romina, y Blas Amarilla obtenga un castigo ejemplar y de esta manera se siente un precedente, ya que en nuestro país los travesticidios y transfeminicidios suelen quedar impunes.

Por ello, activistas y miembros de este colectivo estarán apostados frente al Palacio de Justicia de Luque, exigiendo justicia para una compañera.

Con la muerte de Romina, suman 61 los asesinatos contra personas trans en Paraguay desde el final de la dictadura de Alfredo Stroessner en 1989. Aunque la mayoría de estos casos no han sido esclarecidos, las activistas trans consideran que el asesinato de Romina podría convertirse en el primer transfeminicidio en el Paraguay en el que se dicta una condena y se hace efectiva, según la organización Panambi Paraguay.

Fue la activista Yren Rotela quien comenzó a anotar los nombres de sus compañeras asesinadas hace 18 años y gracias a ella es que hoy existe un registro de estas muertes.

La Fiscalía pide la pena máxima, pero en el caso no se incluyen los intentos de asesinar a Maida, Sheila e Yren, otras víctimas a quien Blas agredió días antes de asesinar a Romina. La defensa dice que el joven padece trastornos mentales, pero claramente está lleno de odio hacia las identidades disidentes.

Dejá tu comentario