Extra
Destacados

Columnistas

Cavernícolas

Los futuros médicos de los animales demostraron que pueden ser más salvajes que cualquier bestia de la jungla. No sintieron compasión por seres humanos a los que obligaron a beber orín mezclado con montón de asquerosidades. Raparon a “bichos” que terminaron intoxicados al ingerir, obligados, todo tipo de brebajes. Se sintieron por un par de horas sus “dioses”. Cavernícolas lo que son.

Aplicaron un brutal castigo a jóvenes que en un par de años serán sus colegas. El sometimiento fue igualito al maltrato animal que tanto les indigna, solo que esta vez ellos fueron los autores del castigo y las víctimas eran personas y no animales. Se supone que son seres pensantes y racionales, pero lo más probable es que hayan actuado bajo efectos del alcohol o alguna otra droga. O son pelotudos sin demostrar mucho esfuerzo. ¿En manos de estos tipos pio están nuestras mascotas?

De un tiempo a esta parte los futuros profesionales se comportan como cavernícolas y no como universitarios. Hace poco nomás alumnos de Derecho UNA, que se supone deben resolver sus diferencias con el debate, solucionaron un conflicto asambleario con una batalla campal que dejó heridos. En Pedro Juan Caballero, recientemente, echaron del país a estudiantes de Medicina, oriundos del Brasil, por farrear con “merca” y ocasionar desmanes en zona de la frontera. Y ahora se sumaron los estudiantes de Veterinaria al dar una repugnante bienvenida a los que acababan de ingresar a la filial de Caazapá de la UNA.

Lo único positivo en este último capítulo es que cuatro cabecillas del “bautismo” acabaron siendo imputados por el Ministerio Público. Hasta manosearon en sus partes íntimas a las chicas estos bárbaros. Solo con todo el peso de la ley tendrán un estate quieto estos pendejos que se jactan de ir a la facu pero que deberían estar en el zoológico, no como cuidadores o veterinarios, sino como ocupantes de las jaulas.

Ya tú sabes.

Dejá tu comentario