Columnistas

Casi sin tolerancia en las relaciones

Al iniciar una relación, la felicidad y el compartir en una pareja, solo vemos virtudes.Es probable que ambos nos estemos esforzando en mostrar nuestra mejor cara. Pero con el tiempo eso pasa, y el yo real emerge, ratificando que “de la convivencia nacen las diferencias”.

Puede suceder que el tiempo funcione como hilos que entretejen la relación y la hagan más fuerte y sólida. Pero hoy en día escuchamos que,frente a sus diferencias, las parejas ya no tienen la misma tolerancia que antes... que apenas empiezan los problemas de convivencia, deciden dejar de apostar por esa relación y rompen el compromiso asumido, sin pensarlo demasiado.

Hay que tener bien presente que tolerancia no significa aguantar lo inaguantable, ni ceder hasta el punto de no reconocernos (esto nunca es bueno) .

Internamente, sabemos cuando alguien avasalla nuestros derechos, nuestra forma de pensar, nuestros principios o nuestra tranquilidad... solo hay que prestarle la debida atención a esta voz de alerta interior. Todo, incluyendo esto, tiene un límite.Si ejerciéramos más esta capacidad con nuestras parejas (y nuestros semejantes), en pos del bien común, habría mayores acercamientos y bienestar entre las personas.

Dejá tu comentario