Extra

Columnistas

Basura

Hugo BarriosPor Hugo Barrios

La publicación en Twitter del departamento de Servicios Urbanos de la Municipalidad de Asunción decía lo siguiente: “Muchos se burlan de la gente cuyo trabajo es ‘recoger la basura’ cuando en realidad los recolectores de basura son muy superiores a quienes la tiran”.

Indagando con funcionarios de la unidad de limpieza de la comuna capitalina, EXTRA se enteró de que los barrenderos y limpiadores que todos los días salen a recoger los residuos y puerquezas arrojados por la ciudadanía reciben todo tipo de ataques en las calles.

Algunos automovilistas les tiran botellas, muchos de los que andan a pie los insultan, los denigran. “Somos despreciados por la ciudadanía”, lamentó Cándido Penayo, uno de los trabajadores. ¿En qué cabeza cabe tanta crueldad para tratarlos así? En la perteneciente al amplio sector de la ciudadanía que escupe maldad e intolerancia.

En el grupo de descerebrados que ni siquiera respeta las normas de convivencia y se hacen los gallitos para ofender al prójimo por su condición social o económica. Basura es esa parte de la población que no respeta siquiera un semáforo en rojo, que maltrata, que es indiferente a las necesidades de los demás, que no paga sus impuestos y que busca coimear o trampear.

Basura es la gente violenta y virulenta que contamina la ciudad, el barrio, el país. Basura es aquel que maneja borracho y mata a un inocente, basura es el motochorro, el peajero, el sicario, el narco. Ayer, ese otro bloque ciudadano, el decente, fue a la plaza a celebrar la renuncia del impresentable José María Ibáñez.

Otra porción no acudió pero apoyó la lucha ya sea desde las teclas o con el repudio al robo descarado de nuestras autoridades, de políticos inescrupulosos que se enlodan en la corrupción para que este país no progrese. Ese tipo de representantes públicos es basura, como es basura la estructura y el sistema al que pertenecen y al que tenemos que limpiar, saliendo a las calles, reclamando, protestando, controlando. No nos cansemos de limpiar la sociedad y aprendamos de los barrenderos o recolectores de la muni.

Dejá tu comentario