Columnistas

Asesinos que viven entre nosotros

No se trata solo de un gato, es un ser vivo que era  amado y nadie tenía el derecho de arrebatarle la vida de forma tan cruel.

Carlos Franco Por Carlos Franco

Ayer nos desayunamos la triste noticia sobre la muerte de Bella, también conocido como el Gato Mochilero. El humano del tierno michi, el mochilero colombiano Galvis Jhon Alexander, denunció a través de un desgarrador video que lo envenenaron. Esto conmovió a gran parte del país y a la mayoría de los que tenemos mascotas nos rompió el corazón. Algunos tal vez no entiendan pero los animalitos que tenemos en la casa forman parte de nuestras familias, mantenemos una conexión única, casi indescriptible con ellos. No se trata solo de un gato, es un ser vivo que era amado y nadie tenía el derecho de arrebatarle la vida de forma tan cruel.

Lo que ocurrió con el gatito fue algo horrible. Dudo que se trate solo de “maldad”. Una persona que mata de esa forma a un animalito es un asesino y hasta me animaría a decir un psicópata en potencia que anda oculto entre la gente.

No hay que minimizar lo que ocurrió. Estos seres repugnantes no son personas que “intentaron proteger su patio”, por citar alguna estúpida excusa. Son bombas de tiempo que pueden estallarnos en la cara con más asesinatos. Una parte de la sociedad en nuestro país está enferma y representan un verdadero peligro. Los asesinos deben pagar por lo que le hicieron a Bella y a Jhon. Descansa en paz Gato Mochilero.

Dejá tu comentario