13 jun. 2024

Vapor de eucalipto, un peligro para los bebés

Una criaturita terminó en UTI porque se intoxicó ra’e.

MASTER-MUNDO A~221877_53346830.jpg

Recién a partir de los dos años se puede hacer en dosis recomendadas. No se debe exagerar, según experto.

Ilustrativa.

Un bebé terminó en terapia intensiva tras intoxicarse con el vapor del eucalipto. Así lo confirmó el médico Alfredo Jara del Hospital de Clínicas de San Lorenzo.

De acuerdo a la info, se trata de un peque que todavía mamaba y los doctores no sabían lo que le ocurría, ya que ingresó con un cuadro de gripe, pero no lograban que despierte. Ante esto, desde el nosocomio alertaron sobre el uso de esta y otros vapores en niños.

Sobre el punto, el doctor nutricionista Jorge Daniel Vargas, quien tiene un postgrado en Plantas Medicinales en la Salud por la UNA, contó a EXTRA que el uso del eucalipto no está recomendado en niños menores de dos años, ya que todavía son muy delicados y el eucalipto es fuerte para ellos.

Pero incluso hay que atender la dosis que se usa para hacer vapor en adultos y todo.

“La dosis no puede ser más de 3 hojas en 1 litro de agua para vapor. En el caso de las esencia es importante controlar la marca y que tenga autorización del Ministerio. Se puede usar de 5 a 10 gotas por cada 100 ml (un vaso largo)”, explicó. “En caso de niños debe ser la mitad”. Señaló que hay personas que tienen alergia al eucalipto y mentol. “La intoxicación puede causar dolor de estómago, mareos, debilidad muscular, asfixia y hasta la muerte”, finalizó.

El hígado de los peques no está preparado

El doctor Alfredo Jara, del Servicio de Emergencia Pediátrica del Hospital de Clínicas, advirtió sobre los peligros de los vapores medicinales en niños, especialmente en los más pequeños. Explicó que el sistema hepático de los pequeños no está suficientemente desarrollado para metabolizar ciertos productos químicos, lo que puede convertir incluso los remedios caseros más comunes en potencialmente tóxicos y mortales. Dijo que el anís estrellado también puede ser mortal en peques.