Actualidad

Universidad rendirá honores a Liz, tras su fallecimiento

La joven era una excelente alumna de Ingeniería en Informática.

El sueño de Liz Vera, de ser una experta en la informática, no pudo cumplirse, pero la universidad donde estudiaba reconocerá su gran esfuerzo.

La Universidad Gran Asunción (UNIGRAN), de Itá, informó que realizará un reconocimiento póstumo para la estudiante que falleció a causa de la inseguridad en el país.

La fecha de la actividad aún no fue fijada. Buscan acordar con sus padres, para que estén en nombre de ella.

La joven vivía en Itá, donde cursaba el último año de la carrera de Ingeniería Informática. El domingo 5 de septiembre, viajó a Asunción para visitar a su mamá, pero en el colectivo de la empresa Paraguarí SA un delincuente le robó su celular donde estaba su tesis.

Ella fue tras el delincuente, pero perdió el equilibrio y cayó por la puerta trasera del micro.

Juan Alberto Denis, rector de la universidad, tuvo en cuenta las circunstancias por las que la joven se arriesgó y no dudó en hacer el homenaje en su nombre.

Novio y amigos

Liz era oriunda de Yuty, departamento de Caazapá, pero fue en Itá donde formó sus amistades y conoció el amor.

Ronald Alcaraz fue su novio, convivieron durante 4 años, hasta que ocurrió la tragedia.

“Ojalá te encuentre en el otro mundo cuando a mí me toque partir y me recibas con esa sonrisa tan hermosa que tenés, pero sé que desde el cielo tú nos cuidarás y protegerás a todos tus seres queridos. Por siempre te voy a amar” , escribió en el Facebook.

Cuando Liz quedó internada en el Hospital del Trauma, su grupo de mejores amigos estuvo ahí acompañándola. Pero cuando falleció, se sintieron excluidos.

Sus padres decidieron que su cuerpo debía estar en el cementerio de Yuty.

“Me sentí de lo peor al no poder hacer nada al respecto, la verdad es que el padre (quien llegó de Argentina) fue el que decidió todo. Llegué a hablar con el papá y me dijo que me iba a traer a Itá por un día para que pudiésemos velarla con los amigos y conocidos. Luego la llevaron a Yuty a enterrarla junto con su abuelo”, indicó Ronald.

Elisa Barboza, amiga de Liz, dijo que no bajarán los brazos y seguirán luchando para que el cuerpo sea trasladado a Itá.

“Cuando termine el rezo vamos a insistir. La idea es hablar con sus padres y llegar a un acuerdo. En Yuty ya no tiene a ningún familiar, en Itá estamos nosotros”, manifestó la joven.

Los amigos dicen que a Liz no le gustaba Yuty. “En vida nos dijo que no le gustaba. Nosotros le dijimos para ir a conocer su valle y ella dijo que no se hallaba, que no le daba gusto estar ahí ”, indicó Barboza.

Dejá tu comentario