Actualidad

Traficantes proveen armas de guerra a criminales de Brasil

Embed
7-ACT

Ametralladoras, escopetas de grueso calibre, granadas y toda clase de armamento de guerra, fueron incautados entre la noche del miércoles y ayer, en una vivienda del barrio Villa Aurelia, de Asunción, luego de seguir las pistas a uno de los sospechosos de haber participado en el asalto al camión transportador de caudales, que posteriormente,  fue abandonado en Pedro Juan Caballero.

Agentes de la Senad explicaron que en el domicilio hallaron escopetas con calibres preparados para traspasar chalecos antibalas con que ningún órgano de defensa del Estado paraguayo cuenta. Luis Rojas, ministro de la Senad, manifestó que Paraguay posee una industria floreciente del tráfico de armas destinadas al crimen organizado, al narcotráfico y grupos terroristas de la frontera, como el Primer Comando Capital y el Comando Vermelho de Brasil. Además, según la investigación, las armas debieron ser sustraídas a policías y militares de Bolivia y Brasil o traídas ilegalmente de Estados Unidos en medio de equipos electrónicos.

Entre los detenidos se encuentra el supuesto cabecilla de la banda, Carlos León, propietario de la empresa Contexpar, dedicada al comercio de armas, que incluso fue proveedor del Estado. También a su secretario Sebastián Ferreira Ocampos, hermano de la modelo Paloma Ferreira, y su esposa María Torres. Javier Díaz de Verón, fiscal General del Estado, dijo a la 780 AM que el costo del arsenal de armas supera los 1 millón de dólares.