Actualidad

Pelea por el milagroso oratorio Kurusu Cadete

Tienen miedo de abogado con influencias, dijo sobrino.

El oratorio de la calle Molas López de Asunción, donde la gente acude a rezar y retirar agua bendita, está clausurado por una disputa familiar.

Se trata del Kurusu Cadete que se erigió en honor al cadete Alberto Anastacio Benítez. Su sobrino, Arnaldo Benítez, denunció a EXTRA que una tía suya que vive en el lugar con una hija promovieron una demanda por usucapión.

“La propiedad fue comprada por mi abuela, Dora viuda de Benítez, pero el que le vendió murió, el Sr. Briniski y no pudo titular”, recordó.

Aclaró que tiene en su poder el recibo del último pago y que siempre vivieron allí familiares como cuidadores.

“Hasta que mi tío Domingo Benítez entró con su familia hace ocho años”, mencionó.

Domingo había señalado a la prensa en el 2019 que la propiedad estaba al borde del remate por el impuesto inmobiliario.

Hace un año, él falleció y su exesposa e hija demandaron al fallecido Briniski por el terreno de 1.350 metros cuadrados.

Ellas recurrieron supuestamente al abogado Óscar Tuma para el caso que ya está en juicio.

“Tenemos miedo de este abogado porque tiene mucha influencia”, añadió el sobrino.

Dijo que el inmueble vale una fortuna y que sería injusto para la familia perderlo aunque no lo piensan vender.

Lo habrían matado para un atentado

Una versión de la muerte del Cadete Benítez menciona que en 1963 un grupo que quería conspirar contra la dictadura de Alfredo Stroessner acabó con su vida.

Fue ultimado para supuestamente ocultar un complot. Posteriormente, las autoridades descubrieron el plan.

El principal acusado, el capitán de Caballería Modesto Napoleón Ortigoza, fue arrestado por 25 años. Fue un caso muy sonado que generó su devoción.

Dejá tu comentario