Actualidad

"Paraguaya en auto con hijo pelotudito", dijo por clienta

Espantosa discriminación causó indignación en Argentina. Su retoño nació con retraso del aprendizaje, contó denunciante.

Un feroz nudo se le formó en la garganta a Elisabet Arzamendia cuando revisó un papel que tenía en el bolsillo.

Lo había guardado allí la noche anterior, cuando le entregaron un pedido de la forrajería (almacén) en Manzanares, partido de Pilar, en Argentina.

“Amazonas 430. Paraguaya que anda en auto c/hijo pelotudito”, rezaba la orden de compra de su pedido de maíz que hizo el jueves 29 de octubre.

La justicia argentina está investigando

“Eran las 7:30 de la mañana. Me quedé helada”, afirmó. Entre los nervios y las ganas de llorar creyó que había leído mal.

Ella es de nacionalidad argentina pero fue criada en nuestro país. Su marido es paraguayo y hablan perfecto guaraní. Su hijo Enzo, de 15 años, tiene retraso madurativo. Para él, aprender es más lento.

“Le saqué una foto y le mandé a una persona súper de confianza mía que sería como una madre”, relató. La mujer le preguntó de dónde salió eso y le explicó que se lo había dado Lucas Rodríguez, hijo de Estela Bertana, dueña del local de donde hace 11 años Elisabet es cliente.

“Es muy feo como lo están describieno”, respondió su amiga. Indignada, subió la foto a su estado de WhatsApp y la gente empezó a contestarle. “Empezaron los llamados de la escuela de mi hijo, las maestras, los parientes, vecinos”, dijo.

Encaró a la dueña

“Una amiga me dijo, ‘Eli, esto está muy mal’ y se ofreció a ir a hablar con la dueña”, apuntó. La propietaria prometió investigar y que, cuando supiera quién escribió, ir a pedir disculpas.

Elisabet esperó un día entero y nada. Entonces decidió contar lo ocurrido en su perfil de Facebook.

Allí, la respuesta fluyó más rápida, la dueña le dijo que el escrito lo había hecho un empleado y que ya como consecuencia del hecho lo despidieron.

“Me dice, ‘el empleado se llama Diego Guzmán. Mañana vamos a ir y te vamos a pedir disculpas”, contó.

Sin embargo, al día siguiente fueron con el muchacho y era una persona que ella jamás había visto por el local, por lo que se dio cuenta de que la mujer quiso engañarla.

“Me sentí mal”

“Me sentí muy mal porque por mis hijos doy la vida, no tuve mamá ni abuela. Mi mamá me abandonó, fui criada por mi bisabuela. No me dio tanta educación para no defender a mis hijos”, Elisabet Arzamendia, denunciante.

Denunció

Irá hasta las últimas consecuencias

Elisabet contó que en el vecino país se hace mucha propaganda contra la discriminación y ella decidió no callar. Hizo su denuncia e irá hasta las últimas consecuencias, dijo. “Existen peritos caligráficos para saber quién realmente escribió”, aseguró. “Enzo es una luz de persona pero mentalmente tiene 5 años. Tiene un hermanito de 4 años con el que juega al camioncito… él no tiene maldad. Él no entiende cuando la gente es mala con él”, lamentó.

Dueña

Fue la que escribió

Elisabet afirmó que está segura de que fue la propia dueña del local quien hizo la espantosa y discriminativa descripción para su delivery, pues fue quien le atendió el teléfono aquel jueves.

Dejá tu comentario