Actualidad

"Ninahasêi la isy", dijo trabajador de la casa de Juliette

Víctor estuvo en la vivienda el día que desapareció la pequeña Yuyu.

Un testigo clave de la desaparición de Juliette, el pasado 15 de abril, es Víctor, un empleado de la casa ubicada en Emboscada, que volvió al trabajo ese día.

Según contó Víctor, empezó a trabajar con el padrastro de Yuyu, Reiner Helmut Oberuber, el 2 de diciembre del año pasado, hasta que, por la cuarentena, dejó de hacerlo después del 7 de marzo. El 14 de abril, Víctor se comunicó con Reiner y le dijo que se presentaría al día siguiente.

Al llegar, el trabajador, que se dedicaba a la limpieza de la propieda, saludó a su patrón y se dispuso a entrar a la habitación que usaba como depósito de sus elementos. Pero, Reiner le dijo que ese ya no era su depósito, le pidió las llaves y le señaló otro lugar de la casa donde habían guardado sus herramientas.

Unas horas después, comenzó la búsqueda de Yuyu. Al enterarse de la desaparición de la niña, Víctor se ofreció a buscarla, pero el padrastro de la pequeña le aseguró que no era necesario porque ya la habían ubicado con el drone y sostuvo que seguro aparecería pronto.

En la vivenda también estaba trabajando otro señor, de nombre Gerardo, quien llevaba solo un par de semanas laburando allí. Víctor indicó que lo conoció recién ese día que regresó.

“Ninahasêi la isy”, dijo el trabajador, al ser consultado sobre la reacción de Lilian Zapata, mamá de Juliette, cuando le preguntaban si ya encontró a su hija.

Dejá tu comentario