Extra

Actualidad

Motochorros ligaron 7 y 4 años de cárcel

En uno de los casos, el delincuente le provocó varias lesiones a una mujer con golpes de puño en la cara. Otro, le disparó a una chica en la pierna.

A 7 años de prisión fue condenado un joven por un asalto violento que protagonizó en una farmacia de Ciudad del Este, Alto Paraná.

El hecho ocurrió el pasado 16 de agosto. Virgilio Arce Quiñónez (21) llegó ese día hasta la farmacia "Nisi Farma", ubicada en la avenida Bernardino Caballero del barrio San Miguel de la capital altoparanaense, en donde encañonó a Lina Ramona Alfonzo Fleitas, empleada del local.

El delincuente, con arma de fuego en mano, despojó a la mujer de la suma de G. 700.000. No contento con eso, Arce se apropió de un teléfono celular y llevó varios productos farmacéuticos.

Para completar su fechoría, el muchacho le provocó varias lesiones a la chica agrediéndola con golpes de puño en el rostro. Luego, huyó a bordo del biciclo manejado por su cómplice.

Lee más: Motochorro mordió a una chica para robarle su celular

Sin embargo, ese no fue el atraco que lo llevó al calabozo. El motochorro cayó en otro asalto en un local llamado "ML Novedades", de Presidente Franco, cuando, junto con Jorge Paredes Alegre, robó de dos mujeres sus celulares y el dinero que tenían. Las víctimas fueron Ruth Micaela Benítez Ojeda y Librada Benítez.

El pasado 9 de octubre se dio por concluido el juicio oral y público donde un Tribunal, integrado por Herminio Montiel, Zunilda Martínez y Marino Méndez, dictó la sentencia de 7 años.

La fiscal Estela Mary Ramírez llevó a cabo la acusación.

Le robó y le disparó

En otro caso, otro motoasaltante fue condenado por Robo Agravado. Se trata de Juan Antonio Ramírez quien deberá estar preso 4 años y seis meses.

El 12 de diciembre de 2015, Juan y unos amigos sorprendieron a Gabriela Jazmín Giménez Velázquez, de quien quitaron el celular, no sin antes dispararle en el muslo izquierdo. Casi un mes después, el muchacho, que en ese entonces era menor de edad, fue detenido por policías de la Comisaria 23 Metropolitana en un control. La víctima lo reconoció plenamente.

El fiscal Aldo Cantero logró la sentencia.

Dejá tu comentario