13 jun. 2024

Motocas rozaron su auto, se “disculparon” y le robaron

Conductora denunció modus operandi de bandidos. El plan era que ella se quedara y, como no se detuvo, la siguieron.

auto-rozado.jpeg

Simularon un roce accidental para hacer que su víctima se quede. La distrajeron y uno de ellos forzó la puerta del otro lado.

Gentileza

Lo que parecía ser un leve percance rutero se convirtió en un momento de impotencia para Patricia Palacio, una conductora a la que dos motoqueiros le robaron sus cosas.

Fue anteayer, alrededor de las 17:15, cuando ella volvía del trabajo con destino a Guarambaré.

Llegando a una pendiente con reductor de velocidad, casi frente al Puesto de Salud de Potrerito, en Ypané, ella pasó despacito en su vehículo, y ese momento fue aprovechado por los dos hombres en moto que le rozaron la puerta y le dañaron el espejo, con un armazón de hierro que llevaban consigo. Los vio con sus camperas impermeables negras, sus pantalones con bandas reflectivas y pensó que eran trabajadores regresando a sus casas.

Ellos se encostaron, esperando quizás que la mujer haga lo mismo, pero bajo la intensa lluvia y el desolado camino, ella prefirió continuar.

Un presentimiento

“Algo me decía que no me quede y arranqué mi vehículo”, dijo a EXTRA.

Sin embargo, los motociclistas le rebasaron y se le colocaron enfrente.

Patricia vio a uno de ellos descender de la moto y caminar hacia ella, así que con mucha cautela bajó un poco la ventanilla para escucharle.

“Patrona, chedisculpá, ndaha’éi la ajaposéva kóva, ha’énte peteî accidente” (disculpame, no quise hacer, fue un accidente)”, le dijo el desconocido. La conversación fue cortada por el ruido seco de la puerta del acompañante que se cerró.

La automovilista miró el asiento y vio que no estaba su cartera, en tanto que los dos arrieros se subieron a la moto y huyeron hacia Ypané.

Ella logró recuperar su cartera ayer, con la mayoría de los documentos, gracias a una publicación en el portal Ypané Magazzine. Su pérdida fueron un celular, los documentos de su auto y la suma de G. 1.500.000. Lamentó la inseguridad reinante.

cosas-recuperadas.png