Extra

Actualidad

Menor fingió su secuestro y casi mató de un patatús a su mamá

Pidió dos millones para que le liberen, al final la sorprendió la Policía.

María con los nervios de punta y una incontrolable desesperación llegó hasta la sede de Investigación de Delitos de Itapúa. Preocupada denunciaba la desaparición de su retoña 14 años, el pasado viernes, cuando salió de su casa en la ciudad de Capitán Miranda de Itapúa.

Ella le explicaba a los agentes que no era la primera vez que su hija desaparecía, sino la tercera y que las anteriores veces la encontró en casas ajenas. En un momento dado, la mujer recibió un audio de wasap desde el número de la muchacha.

Su corazón palpitaba a mil por hora cuando lo escuchaba, bajo la expectante mirada de los uniformados, que quedaron boquiabiertos cuando rompió en llanto. ¡Le secuestraron!, gritó la mujer en medio de llantos, mientras uno de los uniformados pidió escuchar el audio que había recibido. En ese mismo instante, del otro lado borraron el audio y enseguida, la mujer se descompensó.

“Tuvimos que trasladarle al hospital y luego nos contó que le pidieron dos millones por la liberación de su hija”, contó el subcomisario Luis Hermosilla, jefe del mencionado depatamento.

Sin demora, los agentes rastrearon el teléfono de la nena y la ubicaron en una vivienda del barrio Conavi de Trinidad, hasta donde llegaron rápidamente. La jovencita se encontraba en casa de una compañerita de colegio, cuya madre quedó aún más sorprendida que la propia Policía, al percatarse que fue la propia niña quien mandó el mensaje.

La mujer contó que la menor le había dicho que su mamá viajó y le solicitó quedarse en su domicilio hasta que regrese su progenitora. Ahí mismo, los uniformados procedieron a detenerla y la trasladaron hasta la base de Investigaciones, donde quedó a disposición del fiscal Enrique Díaz. En la tarde de ayer domingo, la menor fue liberada.

Dejá tu comentario