19 may. 2024

Luque: Hallan muerta a una mujer en su casa

3eae690b-2c3a-43a2-9904-42ade547ec78.jpg

La víctima fue encontrada por su marido al regresar de su laburo.

Terminada su jornada laboral, Arnaldo Coronel Sosa llegó a su casa en la compañía Yka’a de Luque. Al entrar, encontró una desgarradora y confusa escena: en su habitación estaba el cuerpo de su esposa, Dominga Asención Santander tendido en el suelo sin vida y enfrente del mismo, su hijo de 33 años, llorando.

Al principio, se mencionó que la fallecida era una mujer de 79 años. “Quiero aclarar la edad porque se dijo en principio otra, pero tiene 64 años”, informó a EXTRA la fiscal de turno Ingrid Cubilla.

“Su marido que a tempranas horas sale de su casa con destino a su trabajo en Asunción. Retornó a las 20:00 aproximadamente y encontró a su esposa sin signos vitales, aparentemente con un golpe en el rostro”, relató el comisario José Acosta, jefe de la comisaría jurisdiccional 28 de Mora Cué.

En el cadáver se observaba un golpe a nivel del ojo, al dar vuelta el cuerpo se notó lo que parecieran ser arañazos. “No podemos precisar porque hoy está prevista una autopsia para determinar la causa de muerte. Los arañazos eran muy superficiales y no sabemos precisar si fue eso, porque la señora usualmente tiene la llave como una cadena en el cuello y se encontró en la parte de atrás. Va a depender de la autopsia. El golpe en el ojo es lo que impresiona”, refirió Cubilla.

Todo alrededor del hallazgo fue un poco raro, considerando que el ingreso a la vivienda no fue forzado. “En la casa los únicos que estaban eran mamá e hijo, es la información que tenemos hasta el momento”, apuntó la representante fiscal.

Los familiares dijeron que el hijo es una persona que perdió la visión de adulto, que habla poco y se comunica poco. Es autista y, además, tendría algún tipo de enfermedad a nivel de salud mental. “Hablan de esquizofrenia, pero no saben precisar por razón de que no se hizo correctamente un seguimiento”, indicó la abogada.

“Esta mañana me fui y hablé con los vecinos y me dice un señor que el hijo tiene un poco de visión, no perdió totalmente y camina. Los parientes dijeron que no camina, pero los vecinos dijeron que la mamá le hacía caminar”, agregó Acosta.

Lo que resultó más extraño todavía, es que la doña tenía un buzo que se bajó hasta la rodilla y una remera que se levantó por la mitad hasta la cintura.

Cubilla aclaró que, aparentemente, no sufrió agresión sexual, de acuerdo con la verificación hecha por el médico forense verificó. “Con la inspección preliminar no se observaban signos de que haya sido víctima de agresión sexual. Igualmente eso va a ser objeto de verificación en la morgue. Criminalística incautó la prenda baja que tenía y la ropa interior para saber si hay presencia de algún fluido”, apuntó la fiscala.

“Ella, según sus familiares, se desespera y se suele sacar la ropa”, añadió el comisario.

El cuerpo fue trasladado hasta la morgue judicial donde será sometido a la autopsia como anticipo jurisdiccional de prueba hoy a las 14:00 horas, de acuerdo con lo que señaló la fiscal del caso.