Extra

Actualidad

Joven denunció a menó por discriminación y agresión

No es la primera vez que el acusado es violento con empleados, dijo.

Como el teclado de su computadora no funcionaba bien, Cayo Rolón (23) decidió sacarlo uno por uno y limpiarlo. En eso, Abraham Peters, gerente de mecánica de una empresa de lácteos de Loma Plata, Chaco, llegó junto a él y le dijo que lo que estaba haciendo era una pérdida de tiempo y comenzó a insultarlo. Al preguntar qué tenía contra él y los paraguayos, su jefe le pegó en la cara.

La rabia se apoderó de Cayo, pero aguantó las agresiones y no reaccionó a sus provocaciones. “Yo temblaba de los nervios pero me fui directo a la oficina de Recursos Humanos, pero estaba cerrada. Entonces fui al IPS para hacerme el diagnóstico y me negaron, me dijeron que debía pagar más de un millón (de guaraníes), por lo que fui a otro puesto de salud”, lamentó el joven. El incidente ocurrió el 1 de noviembre.

Al día siguiente, el trabajador llegó a su oficina e intentó hablar con su jefe, pero este no quería saber nada y lo llevó a RR. HH., donde le pidieron que renuncie. “Yo no sabía qué hacer y le llamé a mi papá y me dijo que no firme nada”, recordó el chico que trabajó durante 3 años en la empresa.

“Me parece tan injusto que protejan a un jefe golpeador, porque no es la primera vez que hace esto, solo que las personas tienen miedo y no quieren denunciar. Este menonita es un discriminador por más de que lo niegue”, aseguró Rolón.

La denuncia la radicó en el Ministerio del Trabajo, donde mañana debe presentarse junto al directivo de la empresa para llegar a un acuerdo. También denunció discriminación racial, ante la ONU, pero no aceptaron su caso, ya que no es una empresa pública. Intentamos comunicarnos con Abraham Peters, pero no quiso hablar, alegando que primero lo hará con su abogado.

Dejá tu comentario