Actualidad

Hijo de secuestrado asesinado: "Yo cumplí con todo lo que me pidió mi papá"

Secuestradores lo tenían todo planeado, dice policía. El prófugo sería sobrino político del brasileño asesinado.

Los ruegos de Helmut Friesen crecían pese a la paz que transmitía su voz, durante los que fueron los últimos momentos de su vida.

El alemán, secuestrado en compañía de sus empleados Rolando Díaz y Odair Dos Santos, fueron asesinados el martes pasado en San Estanislao.

“En las negociaciones, como tardó mucho, papá me dijo ahora ya le mataron a Rolando, ahora al brasilero. Pero yo no sabía si era cierto o era presión. Papá habló tan tranquilo como nunca antes”, manifestó Wilmar.

El colono aseguró que hasta ahora no pueden entender por qué los mataron. “Yo pensé que a los cuatro les iba a traer con vida”, lamentó el colono, asegurando que para ello cumplió con todas las exigencias de los criminales.

“Mi papá me habló, hablamos en español, no le dejaron hablar en nuestro dialecto. Hice lo imposible posible en tiempo muy corto para juntar todo. Cumplí todo lo que me pidió mi papá”, expresó con tristeza.

Quisieron bajar

El comisario Mario Vallejos de Antisecuestros, comentó que en un momento dado, la familia intentó regatear el rescate, pero no prosperó.

“La familia quiso bajar, nadie tiene ese monto de buenas a primeras. Pero influyó mucho el papá con el hijo”, señaló.

Pero los secuestradores fueron dos, que no improvisaron nada. “Ellos pidieron 2.000, se mantuvieron con 2.000 y cobraron los 2.000 millones”, dijo a medios de tevé.

Al caer la tarde

El peor final ocurrió cuando la tarde empezó a caer, alrededor de las 16:30 horas del martes. Su padre le apuró porque ya empezaría a oscurecer, entonces él literalmente voló a bordo de su camioneta hasta el lugar donde depositó el rescate. Contó que tras entregar el dinero, le llamó de nuevo su papá y le dijo que vuelva y deje su celular. “Cuando volví ya no estaban las bolsas, quiere decir que estaban a diez a quince metros”, expresó.

Solo dos cometieron

Mario refirió que según la investigación se concluyó en base a las versiones de testigos que solamente dos participaron: el detenido Alfredo Benítez y el fugitivo.

“Coincide con la plata que se encontró. Ellos no tuvieron tiempo ni de contar la plata. Ellos pensaron que en cuatro bolsas estaba mitad y mitad, y a ojímetro se repartieron.

Exempleado contrató a un malandro

Vallejos mencionó que el cerebro del secuestro habría sido el prófugo, que contrató a un conocido delincuente de la zona para que le acompañe en el crimen. “Era un bandidito de la zona por eso es que se fue y le propuso”, aseguró el comisario de Antisecuestro.

Sobrino de una víctima

El prófugo sería sobrino político del brasileño asesinado, reveló Vallejos. Dijo que habría actuado por venganza, pues el alemán lo despidió hace tres años, tras casi una década de laburar para él.

Dejá tu comentario