21 may. 2024

Guerra entre pasajeros que toman mate y los que no

Ya hubo casos de quemados con el agua caliente durante viajes. Algunos dicen que es peligroso ir cebando la bebida en el micro.

image (38).jpg

Algunos publicaron las fotos de sus mates en el micro, para demostrar que se puede tomar.

Un feroz debate se generó en las redes entre los materos y no materos, luego de Christian D. Oviedo publicó en la página de Facebook “¿Alguien Sabe?” lo siguiente: “Qué pucha esa gente con sus mates en el bus, ¿cómo lo qué pueden tomar agua caliente?”.

El guryry se armó en los comentarios, donde muchos piden incluso que se prohíba la bebida caliente durante el viaje, lo que provocó que los amantes del mate salgan a defender su “vicio” con uñas y dientes.

“Gente, dejen la amargura ¡por Dios! se estresan por cualquier cosa y esos que critican no saben por lo visto lo que es disfrutar de un delicioso mate. ¡Lo único que falta es que se prohíba tomar en los buses! ¿mba’etekopa?”, se quejó Maca Aguirre.

Por otra parte, la señora, con las iniciales K. V. contó a EXTRA que tomar la bebida caliente en el micro puede ser peligroso y relató lo que le tocó pasar.

“Yo estaba sentada en el micro y una señora iba parada a mi lado tomando su mate, pero justo cuando cargó en la guampa, el chofer hizo una frenada brusca y el agua caliente se derramó por mi cuello y hombro, yo tenía campera y bufanda e igual me quemó”, contó.

Kucho Ojeda también refirió que hace un tiempo una señora tiró encima “sin querer” el mate caliente por una nena, que tuvo quemaduras de segundo grado.

“Cuanto más lleno el colectivo, la gente con sus termos de mate, no se pueden ni atajar, te golpean todo tu cabeza”, opinó Jorge Sanabria.

A finales de marzo de este año, un niño de 10 años resultó con feroz ampolla en el pie, luego de quemarse con la bebida mientras viajaba en el transporte escolar.

La abuela había contado que el conductor alzó de más a los alumnos y su nieto se quedó sin asiento, por lo que la esposa del chofer le alzó en su regazo y ahí se quemó, cuando la doña cebó.