Actualidad

Entre dos tomaron de rehén a una familia para robar un celular

Las mujeres pidieron que no se realice el procedimiento, pero los policías igual lo hicieron.

Un golpazo a la pared de la precaria vivienda de María Concepción Horohelik abrió un hueco por el cual ingresaron dos hombres encapuchados. Los delincuentes, parecían no estar interesados en cuanta cosa de valor que la mujer de 56 y su hija de 26 años les ofrecieron para que salgan del lugar, situado en el barrio Santo Domingo de Encarnación.

Llamativamente, el único objeto que exigieron a punta de arma blanca fue el celular de la chica, que estaba cargando cerca de su cama, y luego se retiraron como si fuera que nada hubiera pasado. Cerca de las diez de la noche, dieron aviso a los agentes de la comisaría 36, quienes llegaron al sitio.

“Es una casa que está muy alejada, de la calle principal queda a mil metros, no sabemos con qué intención realmente se fueron”, comentó a EXTRA el suboficial inspector Arnaldo Armoa.

El uniformado comentó que otro extraño hecho fue las mujeres insistieron en que no se realice el procedimiento de rigor y que “así nomás” querían dejar, debido a que un celular nada más se había robado. “De igual forma nosotros labramos acta y le comuniqué a mi jefe”, mencionó Armoa.

Lo sucedido también fue comunicado a la representación fiscal de turno para su investigación.

Dejá tu comentario