Actualidad

El día en que Maradona pidió a su mamá que le haga sopa paraguaya

Su ex representante develó el particular antojo en una entrevista este año.

Amarilla, hecha de harina de maíz, caliente y humeante. El pedido de Pelusa atravesó el Océano Atlántico desde Buenos Aires, Argentina, hasta Nápoles, Italia, en un viaje de 16 horas entre micros y avión.

La sopa paraguaya entró al estadio del club de esa ciudad italiana en un día de fútbol a pedido del máximo ídolo local, Diego Armando Maradona.

La que llevaba la codiciada entrega era su madre, Dalma Franco (Doña Tota), quien trataba en todo momento que "se airee" la comida antes de que su hijo coma.

“Recuerdo que ese día estaban invitados en el palco, Berlusconi (diputado del Parlamento Europeo) y Sophia Loren (actriz italiana) y de repente, a los 15 minutos de partido, llegan Tota y don Diego con una caja como si fuera una fainá, salía humo de la caja y le digo: Tota, ¿cómo bajaste eso acá?", recordó Guillermo Coppola ex representante de Maradona en un programa televisivo argentino en enero pasado.

Sin título4 (2).jpg
La sopa paraguaya es la única sopa del mundo que es sólida.
La sopa paraguaya es la única sopa del mundo que es sólida.

Fue un pedido expreso que hizo "La Mano de Dios" a su mamá mientras estaba en la cúspide de su carrera y tenía a su disposición todos los manjares del mundo.

“Diego me pidió que le diga a su mamá que estaba viajando de Buenos Aires a Nápoles. Entonces le digo yo: mirá, Tota, tu hijo quiere que le traigas una sopa paraguaya”, contó en el programa La Divina Comida de Telefe.

Pero a Coppola no le gustó mucho el manjar paraguayo. “Comías un pedacito de sopa paraguaya y te salía un granito”, remató.

No es la primera vez que cuentan que al Diego le gusta la sopa paraguaya, es más, está entre sus platos preferidos, junto al asado que preparaba su padre, y la milanesa de surubí.

Velatorio

El "Dios" argentino es velado en la Casa Rosada y miles de personas llegan a despedirlo. Durante la madrugada estuvieron los familiares.

Dejá tu comentario