23 feb. 2024

Dispararon a bombero para robarle su moto y casi murió desangrado

Los ladrones le dejaron tirado y aunque no llevaron su celular, no pudo pedir auxilio. Un adicto lo encontró y llamó a la policía.

Un disparo en el muslo por poco le cuesta la vida a Jorge Esteban Franco Ruíz Díaz, un bombero voluntario que regresaba a su domicilio en la madrugada de este domingo, cuando entre las calles Acceso Sur y Cadete Boquerón en el desvío a San Antonio fue interceptado por ladrones, quienes le hirieron para llevarse su moto.

El capitán Adolfo López relató a EXTRA que si bien el voluntario no fue despojado de su celular ni billetera, ni siquiera pudo pedir auxilio. No fue hasta que un lugareño pasó por la zona que pudo encontrarlo y pedir auxilio a la policía. “Tenemos muy pocos datos porque fue encontrado aproximadamente 45 minutos después, un poco más y se nos iba. Perdió muchísima sangre y afortunadamente un señor que pasaba por ahí le encontró y dio aviso al 911. Gracias a eso hoy sigue con vida”, manifestó López.

Cuando le encontraron, Jorge Esteban ya estaba con signos vitales muy bajos. Bomberos de Ñemby y de la Cruz Roja le auxiliaron y llevaron al hospital. El bombero de 43 años ingresó a una cirugía de urgencia y le llevaron a terapia.

Adolfo indicó que ya está fuera de peligro, pero que necesita sangre debido a la gran cantidad que perdió.

Colegas del bombero víctima de robamotos, piden sangre para el herido.

Colegas del bombero víctima de robamotos, piden sangre para el herido.

El comisario Carlos Inchausti, jefe de turno en la comisaría 55 Central, jurisdiccional al lugar del hecho, comentó que es difícil saber si fueron 30 minutos o una hora, pero estuvo un largo tiempo hasta que una persona adicta nos avisó del hecho. “La vícitma apenas pudo dar algunos datos porque perdió mucha sangre. Nos dijo que se le robó una moto y que se le disparó”, refirió el agente.

Indicó que se presume que fueron varias personas las que le asaltaron. “No sabemos si dos o tres”, apuntó.

El uniformado indicó que existen cámaras de circuito cerrado en la zona, pero que todavía no tuvieron acceso a las imágenes debido a que el encargado del local donde están instaladas está también con un familiar hospitalizado.