Extra
clima
24º C
G 6300
Dólar venta
G 6230
Dólar compra

Actualidad

Cura se llevó por delante con su coche a alumnito

AUMENTAN LAS CRÍTICAS CONTRA SACERDOTE DE MBUYAPEY

El hecho ocurrió frente al colegio en donde él es director.


Embed

NADA GRAVE

Según el reporte policial, el menor sufrió golpes y raspones en piernas y brazos, pero no quedó con lesiones graves. Testigos afirman que el padre viajaba rapidísimo.


Embed
Una nueva "hazaña" sumó, cerca del mediodía del viernes, el últimamente emblemático y polémico cura párroco de Mbuyapey, Timoteo Ramón Estigarribia, quien a bordo de su camioneta último modelo se llevó por delante a uno de los alumnos del colegio en donde él mismo se desempeña como director.

El hecho se registró en el barrio Virgen del Carmen de la mencionada ciudad, cerca de las 11:30, poco antes del horario de entrada del turno tarde de la institución, cuando el menor llegaba a bordo de una motito.

El cuestionado sacerdote aumentó las críticas en su contra por todos lados, ya que, según testigos, supuestamente viajaba "volando bajito" en pleno centro de la ciudad, ubicada en el noveno departamento.

La víctima fue un chico de 13 años, quien rápidamente fue auxiliado por testigos. El padre Timoteo, por su parte, fue blanco de todo tipo de "halagos" por parte de los vecinos, que vieron en "palco preferencial” el espectáculo.

Agentes de la comisaría local llegaron hasta el sitio, donde tuvieron que dispersar a una enervada multitud que se agolpó tras el suceso. Afortunadamente, el menor solo recibió algunos golpes y raspones en varias partes del cuerpo, confirmó el comisario Juan Fernández, jefe de Policía departamental. Según Estigarribia, el menor se le cruzó en el camino y, para cuando lo vio, ya no pudo más hacer nada para evitar el choque.


UN LÍO TOTAL

En reiteradas ocasiones, el padre Timoteo fue criticado por la feligrecía, que incluso realizó manifestaciones para solicitar su cambio por, entre otras cosas, supuestamente negarse a bautizar a hijos de madres solteras. Pero la novela no termina allí, ya que está acusado, por algunos miembros de la comunidad, de adueñarse de un terreno ajeno.