19 jun. 2024

Cosechadores de pindó temen al chikungunya

Reportan escasez de palma por inundaciones y mosquitos. No se quieren arriesgar, hay poco material y subió de precio.

Palma_42030674.jpg

Se cree que subirá aún más de precio la semana próxima, según vendedores.

“Demasiados bichos y mosquitos hay y la gente no se quiere arriesgar porque tiene miedo de tener chikungunya”, contó Lucía Acosta (32), vendedora de yuyos del Mercado 4 de Asunción.

La joven se encarga de elaborar la tradicional palma para la venta, pero todo está muy hendy, según dijo a EXTRA.

Mencionó, además, que hay escasez de la planta por las inundaciones que arrasaron con la mayoría de los pindó. Sin embargo, las palmas que quedaron se encuentran en medio de las aguas o en lugares ocultos, altos y peligrosos.

La planta de pindó se trae del Chaco paraguayo, zona en donde actualmente se registran lluvias intensas.

Ir equipados

“La gente que extrae tiene que ir equipada porque o si no ho’upaite chupe la ñati’û. Hay escasez por culpa de los mosquitos y por la inundación también”, señaló Acosta.

Hasta el momento, ella preparó unas 50 docenas de palmas que muchas veces son vendidas en las parroquias y a particulares.

Por su parte, Javier Torres, del Paseo de los Yuyos, del Mercado 4, mencionó a EXTRA que debido a la escasez del pindó tuvieron que subir el precio de las tradicionales palmas.

G. 5 mil más

La palma mediana que antes costaba G. 5.000, ahora sale G. 10.000 y la que viene con agregados de yuyos como romero, ruda y siempreviva, subió a G. 15.000.

Torres clama que los pedidos se hagan antes del Domingo de Ramos que se celebra el 2 de abril de la semana próxima, porque podría acabarse, dijo.

“El precio por mayor siempre es más barato, es cuestión de hablar”, refirió Torres.

Otros plantan sus propias palmas

Doña Librada Giménez, de la ciudad de Limpio, es una reconocida vendedora de pindó.

La mujer planta sus propias palmas que son cosechadas y trenzadas a mano por ella. Además de pindó karai, Librada elabora reliquias, más conocidas como amuletos, que son utilizados como llaveros. El precio de cada reliquia está entre G. 2.000 a G. 5.000. Pedidos al (0982) 912-371.