Viral

"Corazón de oro": Devolvió auto a familia de paciente COVID

Compró dos boletas, pero el ganador dijo que no podría estar con la conciencia tranquila si se quedaba con el rodado sorteado por necesidad.

A pesar de que ya les prometió de que no iba a aceptar el premio, Ana Gómez, cuñada del paciente con COVID de Hernandarias, Cayo Franco, se fue en persona a conocer al joven ganador del sorteo organizado por su familia.

"Le mostré el auto y me dijo que va a devolver, entonces vamos a hacer los trámites legales por escribanía. El título ya está a nombre de la escribana para que él pueda hacer las gestiones y como va a devolver, entonces la escribana necesita su firma", comentó a EXTRA.

https://media.ultimahora.com/adjuntos/161/imagenes/010/251/0010251815.jpg
https://media.ultimahora.com/adjuntos/161/imagenes/010/251/0010251815.jpg

Destacó que "Cristian tiene el corazón de oro, es un muchacho joven. Soy docente, siempre confié en los jóvenes y esto confirma mi confianza".

Señaló que hubo mucha gente que especuló con las boletas. Pedían ser dueños de 10 números bajo la promesa de pagar una vez que salieran ganadores.

"Dentro de eso hubo también personas que soñaban con ganar, que es lo correcto porque es un premio", añadió.

Sostuvo que contaron con la presencia de una escribana que se ofreció en forma voluntaria justamente para evitar que se mencione que fue un sorteo fraudulento.

Ganador en todo sentido

Por su parte, el joven sorteado, Cristian David Vera Román (30) de Minga Guazú, contó a medios locales que compró dos boletas de un sorteo para solventar los gastos de internación del paciente con COVID.

"Nunca se me pasó por la cabeza que iba a ganar y lo primero que hice fue devolver (el auto)”, indicó el joven ganador en conversación con el portal CDE Hot.

El primer premio sorteado ayer era un auto Kia por el que querían pagar apenas G. 25 millones a la familia Franco Benítez.

"Hablé con la señora y le dije la intención de devolver el vehículo. La familia quedó muy feliz y me agradecieron", señaló el joven.

El paciente de COVID es Cayo Ramón Franco Butterworth (49), quien está internado en el IPS de Ciudad del Este. Sus gastos ya suman más de G. 110 millones por 6 de los 23 días que estuvo en terapia intensiva en un hospital privado.

"No me iba a quedar con la conciencia tranquila si me quedaba con su vehículo”, remarcó Vera.

Don Cayo Franco ya se encuentra en sala normal en IPS de Ciudad del Este. La familia inició una demanda para que IPS pague los gastos médicos ya que el hombre hace 25 años que es un asegurado, según comentaron.

Dejá tu comentario