¡Pillaron a faranduleros en una fiesta clandestina!

Pablito Pinto fue escrachado y el Chico Funky asegura que pagó para no ser arrestado. Fiscal explicó que trabajan para identificarlos. Se exponen a una pena carcelaria y a pagar millonaria multa.

Escándalo se armó en Capiatá luego de que la policía descubra que más de 150 personas estaban perreando a full en una fiesta clandestina. Las cámaras de la TV también llegaron hasta la farra y pillaron que el farandulero Pablito Pinto estaba en el lugar.

Sin tapaboca el influencer le habló al camarógrafo antes de salir huyendo.

“Al pedo me grabás amigo”, tiró el farandulero, presumiendo que no fue arrestado.

El polémico influencer desató la furia de los internautas, que revelaron que hace unos días Pintos estaba promocionando una hamburgueseada benéfica para costear el tratamiento de su madre, infectada con el COVID-19.

Embed

Se defendió

Él ahora salió a decir que la situación de su mamá no tiene nada que ver con la fiesta y que se estaban supuestamente divulgando mentiras sobre su persona.

“Ya se cuelgan de eso (su madre). Tampoco me voy a justificar, pero ahora ya no puedo salir. Uno: No tomo bebidas alcohólicas. Dos: Era un cumple donde yo estaba, no era una farra. Se informa mal”, declaró.

Pab.jpg

Lo identificarán

EXTRA contactó con la fiscal Carolina Martínez, que ya abrió una causa penal de investigación por la violación de las medidas sanitarias.

Explicó que los policías solo lograron identificar al dueño del local nocturno, pero el Ministerio Público está detrás de las personas que aparecen en el video captado por la televisión, entre ellos Pablito.

Embed

“Una vez identificados serán citados para declarar, el trabajo será nominar a estas personas, porque en el informe policial no figuran los nombres de la gente que asistió”, explicó.

También señaló a qué se exponen Pinto y compañía, por violar la cuarentena sanitaria.

“Ley 716/96 establece una pena privativa de libertad de hasta 18 meses y una multa de hasta 500 jornales mínimos (G. 40.626.000)”, explicó. Asimismo destacó que las denuncias ciudadanas serán clave para reconocer a los farristas clandestinos.

Embed

“Vamos a llamar a los policías intervinientes que son de la zona para identificarlos con nombre y apellido. Si la ciudadanía tiene conocimiento y puede identificar a las personas el Ministerio Público está abierto para recepcionar todas las declaraciones”, añadió.

Aceptó metida de pata

Pablito no fue el único farandulero en la farra, Derlis Martínez, más conocido como El Chico Funky, también salió a contar que estuvo en la feroz aglomeración.

Relató que los policías lo arrestaron y que supuestamente tuvo que pagarles para recuperar su libertad.

DgPC2YiW4AA8jk-.jpg

“En Capiatá fue, a las 4 de la mañana me soltaron. Lo que puedo decir es que acepto mi error y qué pido disculpas. Quise distraerme, llevo una vida que no me da el lujo de salir a divertirme. Tuve que pagar para que no pase a Fiscalía”, aseguró, pero no quiso revelar a quién le dio supuestamente el dinero para huir.

La fiscal Carolina Martínez señaló que las declaraciones de Derlis son muy graves, le pidió que vaya a hasta la Fiscalía para realizar una denuncia formal y someterse al proceso de la violación de las medidas sanitarias.

Dejá tu comentario