Extra

Mundo

Paraguaya se casó mau

Según lo comprobado y aceptado por ambos autores, nuestra compatriota pidió a su amigo simular una unión de hecho para no ser expulsada de España. Fueron pillados y recibieron una multa y una condena de un año de cárcel. Según lo comprobado y aceptado por ambos autores, nuestra compatriota pidió a su amigo simular una unión de hecho para no ser expulsada de España. Fueron pillados y recibieron una multa y una condena de un año de cárcel.

Una compatriota de aproximadamente 40 años trabajaba en un club de alterne de El Berrón (Siero), ejerciendo la prostitución. Su gran problema eran los papeles, ya que estaba en situación irregular y temía ser expulsada. En su lugar de trabajo conoció a un ciudadano de Lugones y se hicieron amigos.

Una idea salvadora

Nuestra compatriota le propuso hacerse pareja de hecho, para regularizar su situación y no ser expulsada. El hombre, de unos 50 años, accedió y se registraron, pero probablemente no sabían que la brigada de Extranjería y la Fiscalía comprueban todas las uniones entre extranjeros y españoles, para evitar fraudes.

La sacaron barata

Los jueces investigaron un delito de favorecimiento de la prostitución, que tiene una condena de hasta 6 años, pero se comprobó que las pretensiones del acusado, aunque ilegales, eran hasta cierto punto altruistas para que la mujer no fuese expulsada y sin pago de dinero. Por este motivo, ambos fueron acusados de un delito continuado de falsedad y condenados a un año de prisión.

Ambos se declararon culpables y aceptaron una pena rebajada de un año de prisión y, también tendrán que pagar una multa de unos 1.000 euros (poco más de G. 6.000.000). La condena evita que nuestra compatriota sea expulsada del país automáticamente, al no ser superior a un año de prisión.