Fama

"Si bailás cachaca no sos vulgar, sos popular"

Lorena Azucas defiende a la cumbia colombiana y asegura que no pasa de moda. La bailarina dijo que quienes más critican al estilo musical, son los primeros en farrear y bailar.

El paraguayo tiene una predilección especial por la música tropical, en especial por la cachaca piru, uno de los géneros más consumidos en nuestro país, pero están los que dicen que este estilo musical está en decadencia, ¿será piko verdad?

Una de sus embajadoras es la bailarina Lorena Azucas, quien de la mano de su padre, Ricardo Azucas, el popular “Kichiro”, recorrió cada rincón de este país bailando cumbia.

En contacto con EXTRA, la bailarina aseguró que es un género que nunca pasa de moda y que jamás va a acabar. “Yo sé que mucha gente se va a enojar, pero voy a decir una gran verdad, yo creo que la cachaca es como el folclore paraguayo, yo sé que es colombiano, pero la gente ama tanto la cumbia que va pasando de generación en generación, porque por ejemplo la “cachaca piru” es música vieja, de antes”, señaló y agregó que a pesar del paso del tiempo está presente en toda ronda de amigos, no importa la edad.

12 13 a f2.jpg
Excelencia y respeto. Lorena comentó que su padre le enseñó a respetar la cachaca piru y a presentarse siempre con excelencia y profesionalismo en cada show, dando al público alegría.
Excelencia y respeto. Lorena comentó que su padre le enseñó a respetar la cachaca piru y a presentarse siempre con excelencia y profesionalismo en cada show, dando al público alegría.

Música del pueblo

Lore comentó que su papá, don Kichiro, le enseñó a ser disciplinada y a amar lo que hace: “La cumbia es para mí sinónimo de alegría, alegría del pueblo, me gusta mucho su ritmo, me gusta bailar, su ritmo es muy contagiante y a parte de eso para mí es muy importante, primero luego no puedo dejar de mencionar a mi papá, al popular Kichiro, que fue él quien me instó a bailar, porque yo no quería bailar, yo cuando eso estaba en otra, estudiaba danza, pero él fue el que me impulsó a esto y desde ese momento no paré más y le doy las gracias a él”.

Cerca de la gente

La popular bailarina dice que este género la acercó más a la gente y la hizo ser querida por todos, sin distinción de clases sociales.

“Gracias a la cumbia, a la cachaca, llegué a tener y sigo teniendo un acercamiento muy importante con las personas, la cumbia llega a todos los rincones del país, llega desde el lugar más pobre hasta el más rico”, comentó.

12 13 a f3.jpg

No es vulgar

Para ella la cachaca seguirá siendo apreciada por la gente porque a diferencia de los nuevos estilos no es vulgar. “Por el ritmo que es muy contagiante y por las letras que son, cantan verdades, yo hablo de la cachaca, cachaca, no de la cumbia, ni de la cumbia villera. Hablo de la cumbia colombiana que es la que nosotros más escuchamos, cuentan historias reales y a la gente le toca mucho, las cumbias que son románticas no son agresivas ni vulgares”, señaló.

Disciplina y respeto

Azucas recibió de su padre la enseñanza de que en cada presentación ella debe ser excelente. “Para mí es sinónimo de respeto, a pesar de que la gente cree que vos por escuchar o bailar cachaca ya sos vulgar, no sos vulgar, sos popular. Cuando yo me presento a bailar cachaca me presento con excelencia, porque de balde queremos menospreciar la cachaca, porque ese mismo que critica es el primero que farrea con cachaca”, disparó, hasta los más chuchis bailan cumbia.

Dejá tu comentario