19 jun. 2024

Karen Brizueña lloró al recordar a su bebito que falleció

La modelo se puso sensible al ver las fotos de su embarazo y cuando perdió a uno de sus mellizos.

280206690_3041088592870591_4564355183535707891_n.jpg

Karen Brizueña recordó a Giancarlo, su hijo fallecido.

Karen Brizueña se puso nostálgica al ver fotos de su embarazo, el momento de su parto y la triste pérdida que sufrió con el fallecimiento de uno de los mellizos que estaba esperando.

La exmodelo no pudo contener las lágrimas, su hijo la vio y tuvieron una muy emotiva conversación.

“Estaba nomas viendo fotos viejas y viene Gianlu y me ve llorando, me dice: '¿Mami porque lloras?’, nada mi amor estoy sensible nomas porque estoy viendo fotos viejas le dije. Estábamos viendo las fotos y me dice: ¿Le extrañas a mi hermanito verdad?, yo le dije que sí, que yo siempre me imagino cómo iba a ser nuestras vidas, si él estaba acá con nosotros y me dice: ‘No llores más mami, me tenés a mi’”, relató entre lágrimas en Instagram,

Karen agradeció que Gianlucca haya sobrevivido y hoy sea un niño fuerte y sano. “Gracias a esta mujer, la doctora Fátima Aguayo, excelente profesional, es que puedo tenerle a mi Gianlucca conmigo, porque había la posibilidad de perder a los dos”, comentó.

Karen Brizueña junto a Gianlucca.

Karen Brizueña junto a Gianlucca.

Duro momento

Karen Brizueña tuvo un embarazo muy complicado, esperaba mellizos, pero a las 32 semanas el parto se adelantó y los mellis Gianlucca y Giancarlo llegaron.

“Mi embarazo fue muy difícil porque ellos nacieron a las 32 semanas. Yo no tuve ese momento en que la mamá frota su cara por su bebé cuando apenas nace. Ellos nacieron y directo se fueron a terapia intensiva. Al otro día recién yo le vi y lo vi lleno de cables. Estaban entubados”, comentó en el Día de la Madre en Instagram.

La nutricionista reveló que el melli que no resistió era el que estaba mejor de salud. “Aunque no le crean, Giancarlo era el que estaba mejor. Pero después de unos días Giancarlo se fue descompensando y Gianluca mejorando. El quinto día fue el día más difícil cuando me llamaron para ir a terapia. No me dejaban entrar, pero atropellé, entré y vi que le estaban haciendo reanimación a Giancarlo, pero no pudieron hacer más nada”, añadió.