Deportes

"Metí 26 veces y fallé justito ahí"

Florenciañez imitó el saltito de Ale Silva en su penal y pifió: la próxima fusilará, dijo a EXTRA. ¡Para qué te trajeeee! Momentos kachiãi que quedarán en la historia del fútbol

Cuando uno cree haber visto todo en el fútbol, este deporte no para de sorprendernos y más todavía en el balompie nacional. No estamos hablando de grandes jugadas precisamente, sino de memorables pifiadas. En esta semana nomás los muchachos llenaron las redes sociales de situaciones kachiãi, donde tranquilamente podríamos decir el famoso “Para qué te traje”. Comencemos por lo sucedido en Copa Paraguay, donde Carlos Florenciañez tenía el gol del triunfo para Guaireña en el quinto penal ante Ameliano, pero quiso aplicarle la técnica del saltito del franjeado Ale Silva y la pifió: su chute ni siquiera fue al arco.

Por suerte, el Poeta acabó clasificando, pero ni una posi de olvidarse del blopper.

En charla con EXTRA, el pelotero explicó qué pasó. “Hace un buen tiempo que vengo practicando patear de esa manera y te juro que tenía contado que metí 26 penales en entrenamiento y ni una vez fallé, y fallé justito ahí en el partido, ese saltito hizo que le pegue mordida a la pelota y terminó afuera, pero hasta los grandes jugadores fallan”, he’i Florenciañez.

Ya más calmado, contó cómo tomó la farreada de losperros. “Hoy me mataba de la risa por los comentarios de los muchachos. Eso sí, a partir de ahora ya ndaiporivéima técnica ni nada, el próximo penal que patee voy a romper la red”, avisó.

Atajacartel

El famoso ‘mbarakaja una vénte opoko tatáre’ le aplicó Julio Enciso, (una vez nomás le va a pasar). Este fue figura en la goleada de Libertad sobre Guaraní de Trinidad con un doblete, por Copa Paraguay. Para hablar con la TV pidió que atajen bien el cartel, que no sea como la vez pasada que ho’a iñakãre (ver foto del medio).

Julio Enciso.jpg

Omonê

Pero sin lugar a dudas el que quedará para la historia es lo sucedido en el Luis Salinas de Itauguá, donde Ángel Benítez, del Aborigen, metió la nariz donde no debía por culpa del camillero, quien al levantar la tabla para auxiliarlo terminó tapando la cabeza del Pira con su remera y lo dejó entre sus nalgas.

Ángel Benítez.jpg

Dejá tu comentario