13 jun. 2024

“No puedo salir a la calle porque mi vecina haka me acosa y todos se ríen”

La doña le ataja por la calle, le saluda con besos y ya le dijo que quiere “algo más”.

Worried man sitting on bed in the morning, serious thinking some

Worried man sitting on bed in the morning, serious thinking something

“Soy Juan Pablo, pero me conocen más como JuanPi. Tengo 25 años y, no es por sobrar, pero tengo buena pinta, me cuido, me voy al gimnasio, lindo mita’i la verdad.

Y yo estoy sufriendo algo que muchas mujeres denuncian, pero no se toma con la misma seriedad el hecho porque soy hombre.

Perfil bajo

En el barrio vivo desde muy chico, nunca tuve ningún tipo de inconvenientes y siempre fui muy respetado por todos porque no me meto en problemas, soy así perfil bajo nomás.

Pero hace ya un año que no puedo salir a la calle tranquilo. Tengo una vecina, que podría ser mi madre, una haka ya es, y me persigue por todos lados, pesca luego por mí.

Te describo, es una señora bajita, un poco gordita, tiene dos hijos: una de mi edad y otro menor. Siempre anda muy descubierta, con poca ropa, pero la verdad que le deja muy ridícula porque ya es señora, su rollo lo que se le ve todo.

Comportamiento

Y aún así, a pesar de que los años ya se le notan, no se tranquiliza, y se está comportando como una nena.

Me suele esperar luego parece frente a mi casa a veces, sabe todo la hora en que yo salgo, me saluda todo con beso, y me toquetea todo y se ríe.

Me dice que soy demasiado churro que quiere un novio como yo. Después, en una oportunidad ya me dijo en serio que quería ndaje “tenerme en su cama”. Y encima gratis otra vez quiere que le haga el favor.

Pero ni aunque me pague, no es que sea despectivo con las hakas, pero yo quiero salir con una chica de mi edad, no con señoras.

Haka

Lo que más rabia me da es la vergüenza que siento porque los vecinos, mis amigos, ven todo y se ríen de mí. “JuanPi el levanta hakas”, me dicen.

Yo les hago gestos nomás de que no el famoso “mbo..”, pero hasta ahí, ya no sigo el tema.

Le hablé bien a la doña, le dije que no me gusta, incluso le inventé que tengo novia, y me dijo que no le importa compartirme.

Y ya no sé cómo hacer que me deje en paz. Mis padres por lo menos no saben nada, yo vivo con ellos, no me animo a contarles.

Yo veo como un acoso esto y me pregunto nomás que si fuera al revés, si yo fuera el viejo y le molestaba a una jovencita ¿qué pasaría? Creo que preso ya iba a estar. No sé cómo actuar, no quiero quedar como kuña’i tampoco. ¿Qué hago?

La respuesta del licenciado Ángel Romero:

Buen día, mi estimado JuanPi. Como bien decís, tu caso no es común, más se da a la inversa (un hombre mayor hacia una joven). Por momento capaz que hasta pareció simpático y te elevó el ego la reacción y comentarios de tus pares (amigos). Pero llegada una cierta instancia, pasa a ser pesado, más aún midiendo las consecuencias que puede tener el caso, más insistencia o acoso por no responder a sus pedidos, comentarios a terceros, invención de historias nunca sucedidas, venganza, tu imagen frente a chicas que si verdaderamente te interesan. Es por eso que tenés que tomar el toro por las astas y conversar seriamente con esta persona, explicándole que te sentís mal con lo que está haciendo, que no recibirá nada de parte de vos, que no te gustaría llegar a otras instancias de denuncias o comentarles sobre la situación a tus padres o a sus hijos. Todo esto con la amabilidad, seriedad y firmeza que se merece el caso (nunca con bromas, risas ni indirectas) las cosas como son. Capaz que allí la persona se dé cuenta que no sos potable a lo que quiere y deje de molestarte. ¡Éxitos!

Psicólogo Clínico, especialista en jóvenes y adultos.