Columnistas

Suena el "Titanic" y nadie da la cara

Esta semana, Ángela Merkel, canciller alemana, pidió disculpas a la población por pretender aplicar un encierro estricto para la Semana Santa.

“Fue un error y el error fue solo mío. Entiendo que esto crea inseguridad a los ciudadanos, lo que lamento profundamente y por ello les pido perdón”, dijo.

Evidentemente, hasta los mejores líderes del mundo cometen errores, la diferencia es cómo los afrontan.

Marito también llegó a pedir perdón en agosto del 2019 en medio de la crisis por el acuerdo sobre Itaipú.

Desde entonces, siguió cometiendo errores, uno tras otro, y en su caso, en lugar de encarar como líder, se mantuvo en silencio.

Anteayer se encontró con obispos, quienes le insistieron en que se dirija a la población que está atravesando el peor momento en lo que va de la pandemia.

Y, por si fuera poco, el sector empresarial ya emitió un comunicado observando que “no se puede gobernar con quien está ausente”.

Se nota tanto su ausencia que los intendentes pretenden conseguir por su cuenta las vacunas. Hoy solo suenan memes del Titanic hundido a sus espaldas.

Y dudo mucho que tenga algo que decirnos. Quizás, lo mejor que puede hacer sea anunciar su renuncia si es que no tiene nada más que aportar.

Dejá tu comentario