Extra

Columnistas

Ocultar también es mentir

Que ningún político quiera callar la indignación de la gente señalando que “solo los técnicos” pueden opinar ciertamente sobre el complejo acuerdo sobre Itaipú, realizada de forma secreta por el gobierno de nuestro país y el Brasil.

La ciudadanía tiene derecho a acceder a la información y sobre todo, zapatear cuando los políticos tratan a todos los paraguayos como estúpidos.

El 1 de Julio, el presidente Marito Abdo, presentó su informe de gestión, se tomó el tiempo de hablar de cuestiones hasta insignificantes y ocultó asquerosamente, que el acuerdo con el gobierno de Brasil, se había firmado ya el 24 de mayo.

En palabras simples, el gobierno de Marito, mandó por un caño el histórico acuerdo realizado entre los gobiernos de Fernando Lugo y Lula Da Silva, donde después de décadas, se le reconoció a Paraguay, su derecho a vender el excedente de energía a terceros países.

Es decir, cada país tiene derecho a la mitad de energía que produce una de las hidroeléctrica más grande del mundo, Itaipú. Paraguay no llega a utilizar el total del 50%, algunos especialistas señalan que nuestro país se abastece solo con el 5%, y vende a Brasil, a Electrobras, los megavatios restantes. El acuerdo Lugo-Lula, permitió que Paraguay recibiera millones en compensación por la cesión de la energía no consumida y que el vecino país asumiera el pago de una histórica deuda.

En el acuerdo firmado en secreto, el Paraguay dispone que la Ande compre energía a un precio mucho más elevado del que adquiría normalmente.

Esto, según Ferreira, se dio tras una “extorsión financiera” de parte del gobierno de Bolsonaro, que desde diciembre dejó de pagar una millonaria deuda, paralizando econónicamente a Itaipú.

Ferreira y otros técnicos no estuvieron de acuerdo con el trato y no firmaron, entonces, la entrega de la soberanía se dio por medio de Cancillerías. Un documento redactado por Eletrobras, según Ferreira. La ciudadanía está dolida, porque ocultar también es mentir y porque las consecuencias la pagará como siempre el pueblo paraguayo.

Dejá tu comentario