Extra

Columnistas

Nunca pensaron en competir

Desde que tengo memoria veo a los taxistas hacer lo que se les canta. Una vez más el “Enjambre amarillo” demostró que poco le importa la ciudadanía cerrando la ruta Transchaco, pisoteando la Constitución Nacional. Aplicaron la ley del mbarete, usando la excusa de que estaban protestando porque la Junta Municipal de Mariano Roque Alonso dejó sin efecto la resolución que prohibía los servicios de MUV y Uber.

Los taxistas generaron un caos impresionante, miles de personas se vieron forzadas a llegar tarde a sus trabajos y no pudieron cumplir con sus compromisos, pero a los taxistas no les importó. Y las autoridades tampoco hicieron nada, dejando en evidencia que son sus cómplices. Según mi percepción, en principio el temor de los taxistas generó hasta cierta empatía de un sector de la ciudadanía, ya que los servicios de MUV y Uber representan lo nuevo y creo que muchos compatriotas le tienen un terror irracional a todo lo que sea novedoso de origen extranjero. Pero ahora creo que todos estamos cansados de su actitud patotera, que según su “lógica” quieren eliminar a la competencia perjudicando a terceros.

Al llegar MUV y Uber al país jamás se les pasó por la mente a los taxistas enfrentarlos mejorando el servicio que ofrecen, partiendo de la base de que ya tenían a sus clientes, el sentido común te dice que solo debían ajustarse a las nuevas necesidades para mantenerlos contentos.

Deben adaptarse a los cambios, desatarse del pasado, competir y dejar trabajar a los demás. En las últimas horas el “Enjambre amarillo” anunció que tomará nuevas medidas de fuerza y probablemente el Gobierno no mueva un dedo mientras estos señores hagan lo que quieran en las calles.

Pero al fin y al cabo la última palabra la tendremos nosotros, que debemos elegir entre el nuevo servicio que se adapta a las necesidades o lo viejo, que se resiste a cambiar y no duda en pisotear nuestros derechos.

Dejá tu comentario