Columnistas

Nunca debemos quedarnos callados

En plena conmemoración del Día Internacional de la Mujer, la exsenadora Blanca Fonseca (50) fue golpeada brutalmente por su esposo Hernán Samaniego (36). La pareja mantuvo una reunión con otras personas, incluido el senador Sixto Pereira, en la casa del papá del hombre ubicada en la de ciudad Primero de Marzo, en Cordillera.

Al escuchar un pedido de auxilio los vecinos llamaron a la comisaría y agentes de policía encontraron al hombre golpeando salvajemente a la exlegisladora. Samaniego fue arrestado y trasladaron a Fonseca a un hospital. Recordemos que esta pareja tiene una historia de amor muy particular. Cobraron notoriedad al descubrirse que la política liberal le dio supuestamente una manito al muchacho para que pueda acceder a un puesto en la Entidad Binacional Yacyretá con un sueldo de 20.000.000 de guaraníes.

La legisladora tiene un perfil diferente a las mujeres que generalmente son víctimas de violencia doméstica, Fonseca no es una mujer pobre, no depende económicamente de su pareja, inclusive le dio todo para que él tenga una buena vida.

Es decir, la violencia contra la mujer no distingue posición económica, todas están expuestas y no debemos callar como lo hicieron en la casa donde Fonseca fue golpeada. Si no fuera por los vecinos quién sabe qué pudo haber ocurrido.

Dejá tu comentario