Columnistas

Miedo al matrimonio

Paola Zapata Por Paola Zapata

Todas soñamos con el día de nuestra boda, pero ¿qué sucede cuando nuestra pareja no está dispuesta a casarse? A veces, las señales son evidentes y no podemos engañarnos. Casarse es solo para valientes y requiere de una gran capacidad de maduración. Hay personas que están muchos años en pareja, pero no quieren dar ese siguiente paso por temor o son personas que van cambiando de pareja porque no quieren tener un compromiso mayor. Estas personas no quieren perder su “libertad”. La gente le tiene temor al fracaso y, como el matrimonio es una empresa que está fracasando bastante seguido, muchos prefieren no comprometerse.

Casarse es una decisión muy importante en la vida. Es el instante en el que se reafirma una unión ante el mundo y hay muchas personas que sueñan con esta celebración desde siempre, por lo que es muy probable que no se la quieran perder. Pero es posible que tu pareja no comparta esa ilusión. Esto no quiere decir que no te ame, pero es una situación que generará confusión.

Algunas personas se guían por los indicadores externos, por la edad que tiene, el reloj biológico o si “se le va a pasar el tren” para tener hijos etc., pero el principal indicador para que un matrimonio funcione es la madurez.

Dejá tu comentario