Extra

Columnistas

"Marito de los conservadores"

Este 28 de junio como cada año se celebró “La Marcha del Orgullo Gay”, recordando que un 28 de junio de 1969 en Nueva York, por primera vez la comunidad LGTB se reveló masivamente en contra de las represiones que sufría. Esto, luego de que la policía irrumpiera en un bar gay y reprendiera con extrema violencia a sus clientes.

Desde entonces, cada año la comunidad LGTB se moviliza exigiendo derechos civiles que hasta ahora les son negados, como educación, salud, unión civil, seguro social.

Nuestro país no esta ajeno a esta celebración y el fin de semana cientos de personas coparon las calles de Asunción marchando contra la discriminación y el odio.

El mismo día de la marcha, el presidente de la República realizó un discurso populista, remarcando que su gobierno está a favor de la familia y que no promoverá ninguna ley que cause controversia entre la ciudadanía.

El mensaje de Marito fue bastante claro y se entiende que él sea católico, está todo bien, y que quiera tener una familia “tradicional”, por así decirlo, porque recordemos que él y Silvana son DIVORCIADOS, lo que está mal es que quiera imponer sus valores cristianos al resto de la ciudadanía.

El primer mandatario debe entender que a la hora de gobernar no puede anteponer sus creencias religiosas, él es presidente de todos los paraguayos y no todos los paraguayos somos cristianos.

No se le puede seguir negando derechos civiles a las personas en base a creencias religiosas y pretender que todos vivan bajo esos mismos valores.

En su discurso básicamente dejó entrever que la comunidad LGTB seguirá siendo marginada, carentes de derechos, ciudadanos de segunda clase. Señor Mario Abdo, usted debe gobernar para todos los paraguayos, y entienda que hay personas LGTB que exigen derechos civiles y usted se los está negando por querer agradar a un sector conservador e hipócrita.

Dejá tu comentario