Columnistas

Los días más oscuros

“Acá hay un Paraguay serio que no necesita migajas de nadie”, había dicho Mario Abdo Benítez en una conferencia sobre la firma del acta bilateral sobre las condiciones de contratación de energía de la Itaipú en 2019.

Dos años después, el cruel destino nos está haciendo morder polvo por culpa de sus criminales desaciertos.

Vacunas “a la gorra”, buscando a quién pedir de a puchito las vacunas, que se supone tendríamos con el tantísimo dinero que se pidió prestado.

Encima, se pega el lujo de desaparecer cuando más delicada está la situación. Los días queman, duelen, lastiman. Cada paraguayo que ha perdido a su ser querido por culpa de la inoperancia de este señor.

Pero ahí están los grandes desangradores del Estado, pidiendo “clemencia” por un edificio quemado, cuando hay miles de compatriotas que están sufriendo en los hospitales. Los mismos que no equiparon los hospitales desde hace más de 70 años.

Con un juego vil de ping-pong, van dando más dudas que esperanzas. Así que, a ponerse a salvo mientras se pueda. Si tenés la suerte de trabajar usá tapabocas todo el tiempo, lavate las manos. Se ven negras las posibilidades de inmunizarnos y de a poco volver a la normalidad. Cuidate vos, porque ellos hace rato ya no nos cuidan.

Dejá tu comentario