Extra

Columnistas

Examen de Itaipú para todos

@uruser @uruser

De cada cien estudiantes, apenas cinco salvaron la prueba de Itaipú para acceder a una de las 1.000 becas universitarias: 192 de unos 3.500, si los números no me fallan. Luego, una “corrección en la escala” permitió que más de 600 “aprobaran”. Solución parche que nada soluciona pero que blanqueó, de alguna manera, la penosa situación.

Estoy viviendo en Paraguay desde 1990, creo que pasaron tres reformas educativas y otras reformas de las reformas, pero creo que nada ha cambiado. El nivel sigue siendo pobre y lo vemos día a día: gente que agarra la calculadora (o el Smartphone) para saber cuánto cuestan dos kilos de tomates a G. 9.000 el kilo, o que cometen salvajadas ortográficas en el facebook.

Varias explicaciones escuché por ahí; una de ellas, por ejemplo, me dice que un 3 de colegios de zonas más populares (los candidatos a becarios debían ser de escasos recursos y tener un promedio mínimo) no es igual a un 3 de otro colegio: básicamente significa que las escalas de evaluación varían de acuerdo al lugar.

Mientras tanto, el gobierno publicita (correctamente) las Becas Carlos Antonio López, 5.000 oportunidades para posgrados y doctorados en universidades de primer nivel en el exterior, obviamente, con un costo más que interesante.

Me parece genial, pero creo que estamos gastando en el techo y nos olvidamos del cimiento y las paredes. Invirtamos en la educación inicial, potenciemos la primaria y la secundaria. Enseñemos a leer e interpretar, vayamos a los clásicos. Si no hacemos eso, ahora mismo, simplemente estamos ahondando la brecha entre pobres y ricos, entre los que pueden y no. Y si bajamos las escalas, simplemente estamos igualando para abajo.

Por otro lado, me encantaría que esta prueba de Itaipú la pudiéramos hacer todos: políticos, doctores, periodistas, diputados (imputados o no), intendentes (libres o en proceso), los chicos que te llevan las bolsas del súper y la señora que da vuelta en U en un auto cero kilómetro, después de tirar una bolsita a la calle.