Columnistas

El verdadero peligro

Ver morir a una mascota es una de las cosas más dolorosas de la vida. Todos los días hay gente que sufre por la pérdida de su animal y otros que disfrutan viéndolos sufrir.

El viernes un joven publicó en su Facebook un video donde muestra que su perro es arrollado por su vecino en camioneta. El hombre observó perfectamente que varios perros estaban jugando frente al portón de su casa y no tuvo la más mínima intención de frenar o bajar la velocidad. Berlín, un pastor alemán, fue arrollado. Quedó con fracturas en la cadera y en las patas traseras.

Lo más grave de todo es que el conductor observó al perro malherido y lo ignoró. Lo mismo hizo cuando el dueño del animal llamó al vecino para pedirle compartir los gastos de la veterinaria.

En la Dirección de Bienestar Animal llueven las denuncias a diario. Existe una ley que los maltratadores simplemente ignoran porque nadie va a la cárcel por matar o herir a un animal. Se resuelve con un pago de multa si es que el juez llega a emitir una condena. Por sentido común se debería de respetar al animal, no porque una ley lo exige. Pero el ser humano cree que su superioridad le da la potestad de decidir si una mascota merece vivir o no. Muchas veces hasta el propio animal muestra más humanidad y nos enseña que no hay raza más peligrosa que el hombre.

Dejá tu comentario