Columnistas

El vacío existencial

Una de las sensaciones difíciles que experimentan muchos pacientes es el sentirse vacíos o como muchos refieren: “un vacío en el pecho”. Cuando sentimos que nada nos motiva y no encontramos gracia a la vida.

Algunos motivos podrían ser la pérdida de un ser querido, la ausencia de algo o de alguien, no lograr los objetivos trazados. La pérdida del trabajo es otro factor desencadenante. Esto se explica mejor entendiendo que mientras nos mantenemos enfocados en un objetivo o en una persona nos olvidamos de prestar atención a lo que nos sucede por dentro y cuando existen cambios que dejan vacíos nos topamos con nuestro yo: carente de vida y con frustraciones nunca enfrentadas.

Existen algunas maneras de enfrentar el vacío:

  • Reconocer el vacío: lo primero es reconocer sin que te enojes contigo mismo, lo que estás sintiendo significa que debés encontrar un nuevo camino.
  • Asumir el vacío como una oportunidad: aunque el vacío existencial es negativo, puedes cambiar eso y asumirlo como una etapa más en tu vida que te brinda la oportunidad de cambiar y explorar nuevos horizontes.
  • Pasar más tiempo contigo: probablemente te has olvidado de vos mismo mucho tiempo por lo que es importante aprendas a conocerte mejor.
  • Reconfórtate: Que te mimes y alientes al “niño interior”, no te exijas demasiado, está bueno equivocarse. Con esto te estarás relacionando contigo mismo para fortalecer y aumentar tu autoestima y confianza.

Dejá tu comentario