Columnistas

El gallo que canta al olvido

¿Ha de existir el olvido también en estos seres emplumados?

Desde que me quedo en casa a hacer teletrabajo por la pandemia del coronavirus, escucho al gallo de la vecina “cantar” a cualquier hora del día.

Se supone que al gallo se lo considera un ave que da la hora o por lo menos está relacionada con la alarma o el despertador, o anunciador de traidores. Por lo general, lo hace antes de que amanezca, al mediodía e incluso al atardecer. Pero a este gallo no le anda el reloj biológico interno, canta a las 10:00, a las 14:00, 14:35. “Qué loco ese gallo, ¿verdad?”, me dice mi hermano cada vez que percibe el vigoroso canto.

Según el portal hablemosdeaves.com, estos plumíferos son capaces de adivinar qué hora deben cantar, aún cuando vivan en lugares donde no hay luz solar, como en algunos lugares cerca del polo norte.

Comencé a llevar la cuenta, diez u once veces al día el gallo de la vecina canta, en la punta del portón de hierro, justo frente al nuestro. Infla el pecho, sacude las alas.

¿Ha de existir el olvido también en estos seres emplumados? Quizás este gallo loco tenga Alzheimer o no, o solamente anda un poco desatinado, como muchos de nosotros desde que no vemos a quienes amamos, a quienes estimamos, desde que no hacemos las cosas que normalmente hacíamos.

Dejá tu comentario